martes, 10 de marzo de 2015

El Propósito

Antes de conocer la Ley del Desdoblamiento de los Tiempos y la Perspectiva Convergente anhelaba -¿quién no?- descubrir ese Propósito con mayúsculas que le daría sentido a mi vida. Eso que estaba destinado a ser realizado por mí, o a través de mi, en esta existencia. Eso que le proporcionaría sentido a mi vida. Me refiero a encontrarle respuesta a la obsesiva pregunta existencial de "¿Para qué vivo? ¿Para qué existe el mundo? ¿Cuál es el sentido de todo?"
Debo admitir que la resonancia que me produjo escuchar los videos de Alejandra Casado incluyó la expectativa de acceder a "ese Propósito" -siempre con mayúsculas- que en algún momento comprendería, ya que era previo a la existencia.

Sin embargo, con el correr de las cuarentenas, me fue cayendo una ficha particularmente desestructurante en relación a esa creencia mía. Empecé a comprender que "Mi Propósito" -ese que es previo a "Mi Existencia"- es, ni más ni menos, el propósito que comparto con todos los seres vivos: el propósito de vivir y de mantenerme viva.

Con el correr de las cuarentenas también comprendí que los marcadores que descubrió el Dr. Hamer señalan la forma en que los conflictos, por los que atraviesa todo ser Bio-lógico, están al servicio de ese propósito previo ya que, cada vez que vivenciamos esas cuatro clases de necesidades, estamos cumpliendo con el Propósito que tuvo el Origen para crear una apertura temporal: responder a su propia pregunta de ¿cómo es estar incompleto?; ¿cómo es necesitar lo que se encuentra afuera?

Para asumir este propósito previo a nuestra existencia analicemos las necesidades bio-lógicas de los seres vivos:
- respirar, alimentarse, evacuar, reproducirse;
- protegerse y proteger a los "suyos";
- compararse para competir con los "otros";
- establecer relaciones con unos y con otros.

Ninguna de estas necesidades es prescindible, todas son indispensables para continuar existiendo. Sin embargo, el Ser humano tiene una opción ante estas necesidades: asumir que porta un aspecto no humano. Y que ese aspecto no humano carece de toda necesidad.

Eso es lo distintivo, lo especial, lo valioso del propósito individual de cada Ser ya que, cuando elegimos conectar en forma lógica con el Origen de nuestra existencia -en forma energética siempre lo hemos estado-, cuando decidimos sincronizar todos los planos que componen nuestra existencia, estamos poniendo disponible nuestro receptor lento -el cerebro- para que atraviese la experiencia bio-lógica con la capacidad de conciencia de un Observador ultra veloz. Abstracto.

Al tomar la decisión de re conectar con el Origen, observar las limitaciones bio-lógicas que Hamer reconoce como marcadores de conflictos, se vuelve el Propósito tan buscado. Es que aquellas no son otra cosa que las limitaciones que se propuso el Origen para diseñar la vida y, a través de ella, responder a su pregunta original: "¿cómo es estar incompleto?; ¿cómo es necesitar lo que se encuentra afuera?"

De ahí la preciosidad que cobran los errores de la percepción para la Lógica Convergente pues, cada vez que observamos las reacciones de nuestra bio-lógica ante los conflictos que nos presenta la vida, estamos proporcionándole información al Origen para que construya la respuesta a su pregunta original.

Por eso perseguimos los errores, porque informarlos es nuestro propósito.
Alicia Laura Rocca

7 comentarios:

  1. QUE claro lo explicaste.GRACIAS...EL ERROR ES LA PERLA en este desdoblamiento asumido.

    ResponderEliminar
  2. No son suficientes 25.000 años para que el origen construya la respuesta a la pregunta? Siento que solo afanamos las migajas del desarrollo del universo.

    ResponderEliminar
  3. No son suficientes 25.000 años para que el origen construya la respuesta a la pregunta? Siento que solo afanamos las migajas del desarrollo del universo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dependerá de la perspectiva desde la que decidas observar. La Perspectiva Convergente permite percibir el transcurrir del tiempo como una ilusión creada por el desdoblamiento con el solo objeto de que el Abstracto se conozca a sí mismo.

      Eliminar
    2. Pasa que duele en la identidad...Me iluminó infinitamente tu escrito Alicia. He buscado tanto mi propósito y al derivarlo la respuesta era: "vos sos el propósito..." o "vos tenés la respuesta..." o "explorar..." y esa respuesta me frustraba y me hacía caminar en círculos...no podía soltar mi identidad. Y me sigue costando, pero que maravilloso golpe les diste a mi caparazón Alicia. Gracias!!!!

      Eliminar